10. Fortalecer la aproximación de los estados en la implementación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU- PRNU incluyendo los Planes de Acción Nacionales.

10.	Fortalecer la aproximación de los estados en la implementación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU- PRNU incluyendo los Planes de Acción Nacionales.

10. Fortalecer la aproximación de los estados en la implementación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU- PRNU incluyendo los Planes de Acción Nacionales.

Desde la aprobación de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos en 2011, gran parte de los esfuerzos se han enfocado en sensibilizar a las empresas y en promover incentivos positivos para que tomen acción sobre sus responsabilidades. Un creciente número de herramientas para las empresas están ahora disponibles, incluyendo guías para ese sector y otros recursos. La incorporación de requerimientos “a la medida” de debida diligencia acerca de normas vinculantes y regulaciones, tales como guías de requerimientos para hacer reportes para empresas estadounidenses para invertir en Birmania-Myanmar, el conflicto sobre la provisión de minerales Dodd-Frank y una directiva sobre reportes no financieros de la Unión Europea, son ejemplos notables. Menos atención se le ha prestado al progreso que los estados han tenido en la implementación de la expectativas estipuladas en los Principios Rectores de la ONU, bajo el Deber del Estado de Proteger los Derechos Humanos ( Pilar uno de los PRNU) ,. No obstante, esto está comenzando a cambiar como puede observarse en la reseña de 2014 del IHRB sobre la situación de más de 70 países que están incorporando varios derechos relacionados con incentivos y desincentivos en una amplia gama de enfoques de política económica. Un desarrollo importante en el 2014 fue la creciente preeminencia que se le ha dado a los esfuerzos del Estado para implementar los Principios Rectores a través de los Planes de Acción Nacionales sobre empresas y derechos humanos. Siguiendo la comunicación de la Comisión Europea sobre CSR, la cual invita a los Estados miembros de la UE a desarrollar dichos planes, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, instituciones nacionales de derechos humanos, grupos de la sociedad civil y académicos se han unido a este llamado. A diciembre de 2014, los gobiernos de Reino Unido, Países Bajos, Italia, Dinamarca, España y más recientemente Finlandia, han adoptado los Planes de Acción Nacionales. Esta tendencia también ha comenzado a expandirse más allá de Europa lo cual se evidencia en la elaboración de numerosos planes de acción a nivel global, incluyendo compromisos recientes por parte de Estados Unidos, Tanzania y Colombia, entre otros. Al mismo tiempo, el balance no se ha inclinado pues una gran mayoría de países aun no se han comprometido a los Planes de Acción Nacionales en empresas y derechos humanos. Dado el número limitado de planes de acción hasta la fecha, el contenido y los enfoques han variado. Y aunque los Planes de Acción Nacionales pueden adoptar muchas formas, y no todos caben en el mismo molde, esfuerzos para establecer un enfoque de referencia para su elaboración, procesos de evaluación y monitoreo continuarán en el 2015. También será un año importante pues se le exigirá a los estados que den cuenta de la implementación de los compromisos acordados. Esto último incluirá reportes sobre los retos y lecciones aprendidas en el proceso, así como también planes claros para los pasos a seguir en mejorar la efectividad de políticas, legislación, regulación y resolución de abusos para prevenir, investigar e identificar el impacto sobre los derechos humanos en situaciones que involucren empresas.

Dejar un comentario