ESTUDIO INTEGRAL SECTORIAL DE IMPACTOS EN DERECHOS HUMANOS

DEL SECTOR MINERO EN COLOMBIA

Este estudio no busca demostrar que la minería es un imposible social y ambiental en Colombia, tampoco manifiesta que lo que esté ocurriendo en los entornos de minería y de extracción ilícita de minerales sea la consecuencia de una conspiración entre empresas y Estado, ni una toma del sector por organizaciones depredadoras. Tampoco es una investigación dirigida a evaluar un ministerio o unas agencias. Esta Evaluación Integral de Impactos del Sector Minero busca mostrar que para que Colombia pueda tener la minería que puede aceptar, con la que puede vivir, ésta tiene que fundamentarse en criterios de sostenibilidad, de inclusión y ser, tan celosa en atraer la inversión hacia el sector,  como en proteger a las poblaciones en los entornos en donde hay explotaciones minerales. Vale decir de entrada que la protección de los entornos y de sus poblaciones pasa por asegurar que la gobernanza, la convivencia y la minería misma están reguladas por el estado y no son un escenario de reproducción de estructuras criminales.

Los Estudios de Impacto Sectorial Integral (EISI) se distinguen entre los múltiples enfoques disponibles para estudiar los impactos en derechos humanos porque adoptan una perspectiva amplia en todas sus etapas: en la recolección de información a partir de múltiples fuentes; en la identificación de actores y en el análisis de los factores intervinientes que explican la presencia de los impactos. Un EISI no se limita al estudio de impactos de un proyecto, ni a la percepción de un solo actor. Por el contrario, tiene múltiples cápas de análisis, como se explica en la metodología de este trabajo.

Por las características de su diseño, el EISI permite hacer una tarea más profunda de identificación de las potenciales causas de los impactos, centrar la atención en los impactos agregados asociados con un sector e identificar las dinámicas de interacción de diversos actores cuyos comportamientos resultan favoreciendo o moderando el efecto de dichos impactos. De la riqueza de la información obtenida surgen recomendaciones y otros productos valiosos:

  • Las entidades estatales, encontrarán recomendaciones para que las políticas públicas estén orientadas a la protección de derechos, la prevención y la mitigación de daños.
  • Las empresas y las comunidades locales, organizaciones de cooperación para el desarrollo y otras organizaciones de sociedad civil, dispondrán de un diagnóstico integral sobre la situación de los derechos humanos que les permitirá actuar de manera más informada y fortalecer la cultura de respeto a los derechos basada en el enfoque de acción sin daño.

No solo hay que destacar el valor agregado de la información del EISI, que se obtiene con una combinación de fuentes y métodos y que se pone a disposición del público. También, el camino de construcción del EISI es un resultado en sí mismo: la manera como se elabora el diagnóstico promueve espacios de diálogo que faciliten la reflexión acerca del cambio que cada uno de estos actores debe asumir para abordar efectivamente la problemática de impactos. Así, el EISI contribuye a la transformación de comportamientos de las instituciones que pueden ser fuente de impactos y conflictos y aspira a motivar a todos los actores para que consideren sus acciones en función de la prevención impactos futuros.