5. Liderando con el ejemplo: Alineando las políticas estatales e implementado la debida diligencia como actores económicos

5. Liderando con el ejemplo: Alineando las políticas estatales e implementado la debida diligencia como actores económicos

5. Liderando con el ejemplo: Alineando las políticas estatales e implementado la debida diligencia como actores económicos

Como parte de la obligación de proteger los derechos humanos de los abusos que involucran actores no estatales, los Estados deben dar forma a los términos del juego económico más amplio. Pero con las fronteras sobrepuestas de una economía mundial cada vez más integrada, el desafío es internacional y requiere que los Estados soberanos coordinen con eficacia la acción política para fomentar las prácticas empresariales responsables .

Siguiendo el sistemático crecimiento de de Planes Nacionales de Acción sobre empresas y derechos humanos y el fomento de un debate constructivo de las Naciones Unidas sobre el potencial de nuevos instrumentos internacionales vinculantes podría proporcionar oportunidades para catalizar una alineación más fuerte en 2016. Del mismo modo, la cumbre del G7 en el 2016 podría ayudar a consolidar los compromisos sobre negocios responsables y cadenas de valor hechas en la declaración del 2015. Y a medida que China precede el G-20, las principales potencias económicas del mundo también podrían definir una ruta conjunta más clara. El hecho de que la Directrices Chinas para la inversión minera en el extranjero esté siendo revisada con la OECD da señales de acciones potenciales en esta área.

Estados que descuidan sus responsabilidades de debida diligencia en derechos humanos como actores económicos, a sí mismos también corren el riesgo de que impactos graves se ocurran sin cesar. Estos pueden cubrir todo el espectro de los derechos humanos, ejemplos destacados, como muestran IHRB y otros.

Así como la tenencia o gestión de empresas, los Estados son a menudo los principales interesados ​​en organismos tales como fondos de inversión o de pensiones y agencias de crédito a la exportación. El Estado, haciendo uso de dinero de los contribuyentes, es un importante comprador de bienes y servicios a empresas, con un comercio mundial en la contratación pública por un valor anual de 1 billón de euros. Los Estados también dan forma a los términos en que los socios comerciales prestan servicios esenciales y bienes públicos (como salud o infraestructura ), así como las, cada vez más debatidas, alianzas público-privadas dicen ser la clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en 2030.

Hay oportunidades para dar el ejemplo en 2016. En abril de 2016 los Estados miembros de la UE deben incorporar a la legislación nacional las nuevas Directivas de contratación pública que invitan a un uso más activo de criterios sociales y de derechos humanos con el potencial para sustituir en gran medida el enfoque basado ​​en los precios. Del mismo modo, el conjunto completo de disposiciones para combatir el trabajo forzoso y la trata de personas en las cadenas de suministro federales de Estados Unidos, y el enfoque de cumplimiento de las empresas, también irán tomando su ruta.

Así como ver un mayor volúmen de información sobre los enfoques oficiales para la alineación de políticas, el 2016 pondrá a prueba si los Estado, a través de su propia conducta como actores económicos, pueden dar un buen ejemplo para las empresas en la implementación de medidas de prevención, mitigación y remediación .

 

 

Dejar un comentario