5. Atención a las afectaciones relacionadas con la ejecución de Proyectos de Interés Nacional Estratégico (PINES): infraestructura, hidrocarburos, minería y energía

5. Atención a las afectaciones relacionadas con la ejecución de Proyectos de Interés Nacional Estratégico (PINES): infraestructura, hidrocarburos, minería y energía

5. Atención a las afectaciones relacionadas con la ejecución de Proyectos de Interés Nacional Estratégico (PINES): infraestructura, hidrocarburos, minería y energía

En noviembre de 2016, se llevó a cabo el Foro anual de Empresas y Derechos Humanos en Ginebra Suiza. Los tres temas principales tratados pueden tomarse como un indicativo de los asuntos que en Colombia tendrán la atención durante 2017 en relación con la ejecución de los más de 50 Proyectos de Interés Nacional Estratégicos (PINES) de iniciativa pública o privada, que ya iniciaron o iniciarán en por lo menos 25 departamentos del país (según la regionalización del Plan Plurianual de inversiones 2015-2018): en primer lugar, se espera que el gobierno lidere con su ejemplo la protección y respeto por los derechos humanos en las estrategias promovidas como parte de su plan de desarrollo; de las empresas se espera que integren el respeto por los derechos humanos en toda su cadena de valor y en las relaciones de negocios con diversas partes interesadas; y frente a las instituciones financieras, grandes protagonistas de las inversiones tras los PINES, como por ejemplo en el programa de las vías 4G, será relevante comprender cómo los derechos humanos se cruzan con los mercados de capitales y cuál es el rol de los financiadores frente a su responsabilidad de impulsar el respeto por los derechos humanos.

Las presiones por el otorgamiento de licencias ambientales en estrechos términos, la reglamentación de la consulta previa con comunidades, los efectos de las decisiones de la Corte Constitucional en relación con los PINES (como la sentencia C035-16), son temas que pondrán a prueba al Gobierno y su capacidad de sopesar la urgencia de mostrar resultados de la ejecución de su plan de desarrollo en el tercer año del periodo presidencial actual, con sus compromisos y obligaciones de proteger y respetar los derechos humanos, así como de proveer remedio a las afectaciones que puedan derivarse de la ejecución de los proyectos PINES. 

El gobierno colombiano, que se ha enorgullecido de ser el primer país latinoamericano en contar con un Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos y Empresas, en 2017 enfrentará el reto de demostrar que este plan es efectivo en la práctica, y la atención de las afectaciones relacionadas con los PINES serán el escenario de prueba de las medidas de remedio contempladas en el Plan.

*FOTO: ARCHIVO G. ZARAMA

Dejar un comentario