2. Manteniendo el impulso: Un liderazgo audaz para combatir el trabajo forzoso y la trata de personas

2. Manteniendo el impulso: Un liderazgo audaz para combatir el trabajo forzoso y la trata de personas

2. Manteniendo el impulso: Un liderazgo audaz para combatir el trabajo forzoso y la trata de personas

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), La explotación de aproximadamente 21 millones víctimas del trabajo forzoso en todo el mundo genera ganancias ilegales de 150 billones de dólares. El trabajo forzoso puede encontrarse en todos los sectores de la industria y en todos los lugares y son los trabajadores migrantes, los pueblos indígenas y las mujeres quienes son particularmente vulnerables a éste fenómeno. De igual forma, los trabajadores domésticos en casas privadas son víctima de abusos con frecuencia y no se tratan como una prioridad.

El término ‘esclavitud moderna’ ha movilizado acciones, pero no se puede negar la evidencia que muestra que el trabajo forzoso es una característica muy arraigada a la economía convencional, facilitada por prácticas de contratación corruptas  y no éticas. Por esta razón,  la necesidad de una regulación laboral más fuerte para combinar un terreno de juego para empresas responsables con una efectiva protección de los trabajadores sigue en el centro de debate.

Una prueba de voluntad política internacional en el año 2016 es si más países siguen el ejemplo de Níger y Noruega en la aprobación del  protocolo de trabajo forzoso de la OIT. Este  protocolo, acordado por los Estados miembros de la OIT en el 2014, es un instrumento legalmente vinculante que exige a los gobiernos prevenir el trabajo forzoso, proteger a los trabajadores y proporcionar reparación a las víctimas. La campaña de la OIT 50 para la libertad  está buscando por lo menos ratificaciones de 50 gobiernos para el año 2020 y apoyo para la actividad política y su aplicación.

Algunos gobiernos han aprobado legislación específica centrada en la lucha contra el trabajo forzoso y la trata de personas en las cadenas de suministro. Tanto el apoyo como la presión de empresas y la sociedad civil contribuyeron al establecimiento del Acto de Esclavitud Moderna del Reino Unido-2015, el cual, introduce nuevos requisitos de transparencia y reporte, penas más severas para los infractores y mayores compensaciones para las víctimas. Y con la publicación de la Guía, desde marzo de 2016 las compañías que operan en el Reino Unido con más de 36 millones de libras esterlinas de facturación global estarán obligadas a publicar declaraciones anuales, para divulgar las medidas que han tomado para  prevenir  la ‘esclavitud y la trata de personas’ que podría ocurrir en cualquier parte de sus negocios. Del mismo modo, se sigue avanzando para aprovechar el poder adquisitivo de los compradores para desarrollar los mercados de productos y servicios éticos (Como por ejemplo, las modificaciones a la Regulación Federal de Adquisiciones en Estados Unidos)

Una manera para que las empresas demuestren liderazgo y compromiso es a través de la prohibición de cuotas de contratación pagadas por los trabajadores. La adopción del principio “el empleador paga”, tal como lo han hecho ya un número de empresas líderes, es un paso importante en la prevención de la explotación y la reducción del riesgo de trabajo forzoso. Se necesitarán más esfuerzos concertados en el año 2016 para hacer de este tipo de acciones de una norma común para todas las empresas.

Dejar un comentario