1. Luchando contra la discriminación: El liderazgo empresarial permanente es clave para valorar la diversidad en la sociedad.

1. Luchando contra la discriminación: El liderazgo empresarial permanente es clave para valorar la diversidad en la sociedad.

1. Luchando contra la discriminación: El liderazgo empresarial permanente es clave para valorar la diversidad en la sociedad.

Las empresas pueden y actúan contra la discriminación. Pero, en algunas ocasiones enfrentan barreras políticas, legales y culturales a la hora de hacerlo. Iniciativas como la Carta de la Red Mundial de la OIT Empresas y Discapacidad y el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial son recordatorios de otras formas de intolerancia, basadas en género, orientación sexual, identidad de género, religión, casta e idioma. La discriminación sigue siendo un factor importante en los conflictos alrededor del  uso y adquisición de la tierra,  afectando de manera continua a las poblaciones indígenas.

Para las empresas, actuar contra la discriminación no sólo es hacer lo correcto,  además favorece los intereses comerciales de las mismas.  Los economistas han sostenido durante mucho tiempo que la discriminación es perjudicial para una economía competitiva, y los negocios se ven afectados por la reducción de consumidores y los empleados potenciales. Por ejemplo, el Banco Mundial estimó que la discriminación contra las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, trasgénero e intersexuales (LGBTI) cuesta hasta un 1,7 por ciento del PIB de la India.

Los esfuerzos para luchar contra la discriminación de las comunidades LGBTI van a crecer en el año 2016. Esto se debe en parte, a las crecientes investigaciones sobre la discriminación en el mundo del trabajo y un mayor escrutinio en las prácticas de las empresas. Esto puede verse en Estados Unidos y  en Reino Unido, donde una encuesta de la Bolsa de Londres encontró que empresas líderes no comunicaban sus compromisos para la “diversidad” y la inclusión LGBTI en sus informes anuales, ni los compartían con sus grupos de interés.

Las medidas adoptadas por algunos gobiernos para introducir legislación homofóbica también ha planteado serias dudas acerca de cómo las empresas deben responder. Un comerciante líder en Europa, siguiendo las leyes rusas que prohíben la representación de relaciones del mismo sexo, se enfrentó a publicidad negativa por la eliminación de un artículo de catálogo con una fotografía de una pareja del mismo sexo. En este caso, el cumplimiento de la ley fue visto como un respaldo a la acción del Estado de fomentar los prejuicios.

Las empresas enfrentan dilemas cuando se ven atrapadas entre la legislación local, los Estados que no brindan apoyo y culturas locales, pero tienen la responsabilidad de mostrar liderazgo en derechos humanos. En este sentido, señales de acciones positivas están surgiendo, tales como la iniciativa de doce principales compañías que prometen tomar acciones sobre cuestiones LGBTI a nivel mundial.

El año que viene es probable ver más empresas dando un paso adelante para promover la diversidad y luchar contra los prejuicios. Esto incluye los esfuerzos en curso para abordar la discriminación y la violencia contra las mujeres. Quienes, a pesar de los esfuerzos por el empoderamiento económico de las mismas y  mayores preocupaciones de las empresas por la equidad de género, a menudo son trabajadoras en condiciones precarias que no reciben un salario justo, miembros no recompensados en sus familias y comunidades, o vulnerables defensoras de los derechos humanos . Los Estados y las empresas deben mostrar un mayor compromiso con la eliminación de la discriminación contra LGBTI, géneros, religiones y otras formas de discriminación como una parte integral de una agenda empresarial responsable.

Dejar un comentario